info@nutriking.com.ar | (0223 )  155673967

Extrusado – Prensado

Category Archives

Aumentar la rentabilidad: los costos invisibles de la maquinaria para siembra y cosecha

Cuáles son los factores desatendidos que definen entre el 30 y el 35% de la rentabilidad de los contratistas, responsables de plantar y levantar más del 70% de la producción agrícola. Lo presentó Andrés Méndez, del INTA Manfredi, en el XXI congreso de Aapresid.

Extrusora de soja Nutriking

Extrusora de soja Nutriking

En horas de la mañana y de la noche, un cultivo de soja se trilla con 14% de humedad que, durante el resto del día, promedia el 12 o 13%. Este dato parecería trivial si no fuera porque esa variación genera una carga del motor en la cosechadora que se traslada a gastos de combustible. Así, un punto más o menos de humedad puede representar un 15% de diferencia en la rentabilidad.
Y es que existen factores poco atendidos que afectan los valores de labores como siembras, cosechas y pulverizaciones, capaces de representar hasta el 35% de las utilidades reales. Andrés Méndez, especialista del INTA Manfredi –Córdoba–, dio a conocer cuáles son esos costos invisibles, asociados directa o indirectamente a la maquinaria agrícola, en el marco del XXI congreso de Aapresid.
“Hay costos que se ven y hay costos que no se ven”, dijo Méndez al presentar un trabajo realizado por el INTA, el Ministerio de Agricultura de la Nación y la Federación Argentina de Contratistas de Maquinaria Agrícola (Facma), que asumió el desafío de establecer con claridad los precios de las labores vinculadas con este sector.
En la Argentina, alrededor de 20.000 contratistas siembran y cosechan aproximadamente el 80% de la producción nacional de granos.
“Muchas veces se cree que el único costo es el de la maquinaria agrícola y no se tienen en cuenta todos los demás, que realmente son muy importantes, porque representan entre el 30 y el 35% del costo final”, aseguró el técnico, quien añadió: “¿Por qué no se trabaja sobre un porcentaje de lo que rinde el campo? Porque el contratista no tiene que asumir el riesgo de la pérdida de un campo menos rentable por un mal manejo”.
Para Sergio Marinelli, contratista de la localidad santafesina de Venado Tuerto y docente de agricultura de precisión, “hoy realmente no se sabe cómo acomodar los números”.
Según su propia calificación, Marinelli es “un fierrero nato” y le resultó curioso explicar que “hoy, una cosechadora que antes valía 350 mil dólares, ahora vale 700 mil. Esto hace que tu máquina usada, cinco años después de haberla comprado, valga 100 mil dólares más. Eso no permite ser realista con los costos”.
En esta línea, el contratista afirmó que “no puedo prever un valor a cinco años porque no sé cómo estará el contexto. Sin conocer los costos reales, no podemos andar, ni saber qué tipo de descuento hacer, ni si le estoy arrancando la cabeza o le estoy regalando mi trabajo”.
Por esto, Méndez consideró que “con esta nueva información, el contratista puede basarse en un número de una entidad que analizó los costos y le ofrece una herramienta para fijar el precio de su servicio. Desde el INTA queremos contribuir a formar una interpretación de lo que está ocurriendo con los costos de siembra, cosecha o pulverización, porque es un punto crítico”.

La rentabilidad y los costos invisibles
De acuerdo con el técnico de Manfredi, la evaluación de costos debe incluir la amortización de la maquinaria, sus reparaciones y mantenimiento, pero además los tractores, tolvas, casillas, galpones, personal… Facma incluyó a todos esos factores en una máquina tipo de 280 caballos de fuerza y obtuvo los costos visibles, los invisibles, la utilidad y su comparación con el rendimiento. “La tarifa entonces tiene que incluir los costos que se ven, los que no se ven y luego la ganancia, que por lo general es del 20% y eso define la ganancia real del contratista, que no tiene nada que ver con los costos”, indicó.
Uno de los costos más visibles, dijo Méndez, es el gasoil: es fácil saber cuántos litros se gastan por hectárea. Pero el gasto de las cubiertas o reparaciones de la máquina por abolladuras, por ejemplo, no suele tenerse en cuenta.
Sin embargo, ¿cómo se establece una promedio de costos? En el caso de la siembra y la cosecha, los precios se definen por hectárea y varían según el cultivo, el tipo de máquina y sus características, aunque también hay más variables.
“Si vos le preguntas hoy a un contratista, te va a decir que trabaja por el 8% de la cosecha”, dijo Méndez y explicó que esa situación tiene una gran variabilidad: “En lotes con alto rendimiento, un 8% puede ser muy bueno, pero en un ambiente de bajo rendimiento, eso muchas veces no llega ni a cubrir el costo de las amortizaciones”.
Para un maíz que rinda 7.000 kilos, ejemplificó el especialista, la cosecha costará 540 pesos por hectárea. No obstante, si el rendimiento aumenta, el costo también: “Porque la máquina va más despacio y trabaja más cargada, permanece más tiempo en el lote, consume más combustible y eso aumenta el costo y puede cobrarse hasta aproximadamente 680 pesos para un maíz de 13.000 kilos”, aseguró.
“Muchas veces somos la variable de ajuste de las empresas cuando los números no les dan bien”, consideró Marinelli, para quien “hay empresas que siembran 100 mil hectáreas y si te bajan 20 dólares por héctarea cosechada, ganan dos millones sin hacer nada, sólo por ahorrarse ese pago”.

Marinelli recuerda el mote de “empresas golondrina” que solía asignárseles: el movimiento típico es similar al de una compañía de circo que se mueve entre localidades, se instala fugazmente con sus carpas y, tras unos días de trabajo, continúa desplazándose.
“Comenzábamos la trilla en el norte y seguimos hacia el sur del país, siempre moviéndonos con el calendario productivo”, explicó. Sin embargo, esta modalidad casi nómade también implica costos que no suelen considerarse: el propio movimiento de las máquinas por las rutas argentinas. “El traslado es un problema, por eso hace cuatro o cinco años que nos dedicamos a trabajar en la zona de Venado Tuerto”, dijo Marinelli, para quien “la tendencia ahora va a ser cada vez más trabajar localmente, debido al costo del traslado de las maquinarias”.
“Hoy ya somos empresarios y necesitamos conocer nuestros costos”, afirmó Marinelli, “porque la reposición de nuestros equipos va de la mano de que cobremos bien y esto puede ser un problema productivo a largo plazo para la Argentina”.
Por otra parte, Méndez sostuvo que la tendencia para la próxima década no buscará incrementar el tamaño de las máquinas, sino aumentar las aplicaciones tecnológicas que permitirán reducir costos y ofrecer mayor eficiencia. De este modo, una máquina de más de 40 pies no estaría conducida por un operario, sino por un piloto automático.
Si bien las herramientas de agricultura de precisión (AP) implican también una inversión, es más fácil recuperar: “Una sembradora aumentó su precio prácticamente un 40% en la última década y las herramientas de AP lo mantuvieron estable y, en algunos casos, disminuyeron. Lo mismo ocurrió con las cosechadoras. Un piloto automático representaba el 10% del costo de una cosechadora y hoy representa el 5%. Esas diferencias hay que tenerlas en cuenta”, afirmó el técnico del INTA.

 

Fuente: INTA


Prensado y extrusado de soja: consejos para extraer más aceite

El proceso de prensado y extrusado de soja para la extracción de aceite es bastante simple. Sin embargo,existen algunos parámetros que afectan la eficiencia del proceso y que debemos tener en cuenta para que la prensa extraiga la mayor cantidad de aceite posible, de tal forma que podamos venderlo y garantizar un margen de ganancia provechoso. En función de esto último debemos considerar dos variables fundamentales: la humedad y la eliminación del vapor.

Recomendaciones para una óptima extracción de aceite

1. Control de humedad: el nivel de humedad en la semilla antes de ingresar a la extrusora de soja puede variar ampliamente. Los granos de la nueva cosecha alcanzan entre el 10% y el 14% de humedad, mientras que en los cultivos más antiguos el porcentaje puede decaer al  7% u 8%. Debemos tener en cuenta que la prensa de aceite funciona mejor con granos de baja humedad. Entonces, si consideramos la humedad adicional de los granos nuevos, sumado al aceite liberado por ruptura de la célula durante la extrusión, el resultado es un  proceso de lubricación en la prensa de aceite que reduce el proceso de extracción. Para nivelar la humedad de los granos podemos recurrir al extrusado de soja. Dicho proceso supone la ruptura de la célula, lo que facilita la extracción del aceite y, a la vez, ayuda a la deshidratación de la soja mejorando todo el proceso. Utilizando de una extrusora de soja podremos disminuir la humedad del cultivo entre un 45% y un 50%. Así, considerando que la humedad inicial de los granos ascienda al 10%/13%, luego de la extrusión su porcentaje de humedad disminuirá hasta los 5/7 puntos y podrá prensarse optimizado la extracción de aceite.

2. Extracción de vapor: debemos tener en cuenta que la extrusión de la soja es un proceso que implica someter los granos a una fricción muy fuerte, por lo que es importante tomar ciertos recaudos. Cuando el cultivo sale de la extrusora de soja y se expone a la atmósfera ambiente se genera una explosión a escala molecular: las células de aceite se rompen y la humedad se  libera en forma de vapor. Por esto, y considerando lo planteado en el punto anterior sobre las dificultades que supone un alto porcentaje de humedad, debemos eliminar la mayor cantidad posible de vapor y evitar que ingrese en la prensa. Para esto, cuando la harina sale de la extrusora, podemos utilizar un escape que extraiga el vapor a medida que se realizar el proceso. A partir de la disminución de la humedad a través de una extrusora de soja y utilizando un escape que permita extraer el vapor luego del proceso de extrusión, podremos llegar a la prensa con una harina lo más seca posible y, de esa manera, obtener mejores cantidades de aceite.


Extrusora de soja Nutriking

Instalación de una extrusora de soja: consejos para un proceso exitoso

El estrés, los altibajos emocionales y el nerviosismo suelen formar parte del comienzo de cualquier proyecto. Sin embargo, no tiene por qué ser así y por eso les damos algunos consejos organizar la puesta en marcha de una extrusora de soja.

Extrusora de soja NutrikingLa primera y más sencilla forma de empezar a trabajar correctamente es conocer los equipos que vamos a instalar. Los avances tecnológicos y la maquinaria de última generación pueden utilizarse fácilmente, conociendo en detalle sus mecanismos y funcionalidades. Para hacerlo, sólo debemos dedicar el tiempo suficiente y consultar con el equipo de asistencia de Nutriking, que tiene experiencia en la operación de las maquinarias y están familiarizados con todo el equipo y los procesos relacionados. Realizar la construcción de las extrusoras, la calibración de los controles eléctricos y de los equipos de detección implica conocer los equipos de arriba a abajo y poder armarlos sin mayores dificultades.

Nutriking birnda a sus clientes instaladores, electricistas y plomeros, a través de la atención telefónica, por correo electrónico o mensajes de texto. Consideramos fundamental mantener una comunicación fluida porque la mayoría de las veces una simple pregunta puede evitar un problema en la línea.
Al momento de utilizar las herramientas, es importante atender a una serie de consejos:

  1. Ser realista sobre los tiempos de instalación y puesta en marcha de la extrusora. Si bien sabemos que la implementación suele ser una necesidad urgente, la mayoría de los programas de instalación pueden tener algunos pequeños retrasos o inconvenientes inesperados que demoran un poco el proceso. Por eso es importante que al calcular el tiempo para la instalación, planificar entre una semana y diez días extras, dependiendo del tamaño de la instalación.
  2. Tomarse el tiempo necesario para realizar todo el proceso de activación: esto ayudará a no cometer errores, cortar las esquinas u olvidar pequeños detalles. De esta manera, nos evitaremos futuros problemas.
  3. Programar la puesta en marcha con los técnicos de Nutriking. Antes de la instalación, usted recibirá un formulario de solicitud de capacitación con preguntas sobre el estado del trabajo. Esto nos permitirá coordinar con ustede nuestro servicio de asistencia y viaje. Es importante recordar que el tiempo dedicado a la puesta en marcha se calcula según la cantidad y el tipo de equipo. En Nutriking solicitamos dos semanas de aviso antes de la fecha de inicio deseado, para poder coordinar la puesta en marcha.
  4. Ser paciente: por lo general la puesta en marcha implica partir de un extremo de la línea de producción, pasar por la puesta a punto y la solución de problemas, hasta llegar al otro extremo y todo ese proceso implica tiempo y dedicación.


Al tener en cuenta estos consejos, posiblemente nos demos cuenta de que a pesar de lo que muchos creen, los inconvenientes que surgen en un proceso tan extenso muchas veces son de rutina, aunque parezcan grandes problemas.


Extrusora de Soja y Prensas – Modulo de Extracción.

Ver videos


El prensado-extrusado de soja es un negocio tentador.

El INTA, a través del Proyecto Específico Agroindustria en Origen del Precop, conjuntamente con la Secretaría de Agricultura de Córdoba, realizó la primera jornada de capacitación sobre prensado-extrusado de soja en origen.

Se desarrolló con gran éxito en la Estación Experimental Agropecuaria Manfredi, bajo el lema “Calidad como herramienta para aumentar la rentabilidad”.

El objetivo de la jornada fue informar a los productores y propietarios de plantas sobre los puntos críticos que se deben controlar durante el proceso, para lograr calidad y uniformidad en el producto (soja extrusada-prensada).

Además, orientar a los asistentes sobre los requisitos de inscripción de plantas y productos para lograr su habilitación de libre venta (aceite y expeller) en el mercado nacional e internacional.

Luis Vecini, coordinador de agricultura de precisión del INTA Famaillá, dijo que el público que participó de la jornada se mostró muy interesado por la temática y que, en un panel de debate, valoraron la entrega de información de los organismos oficiales.

La mirada en torno de este tema del agregado de valor en origen por parte del INTA, y sus propuestas en este tema, fueron presentadas por el coordinador del Proyecto Precop II, Mario Bragachini, del INTA Manfredi, y José Méndez (Precop-Agroindustria en Origen), del INTA AER Totoras.

Presentaron un video y un trabajo de relevamiento de las plantas de extrusado-prensado de soja que funcionan en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

En su disertación, Mendez destacó la importancia de continuar agregando valor al extrusado-prensado de soja en planta, transformándolo en proteína animal (leche, huevo y carne porcina, aviar, bovina y de peces) en lugar de exportarlos para que otros países agreguen valor en destino.

Y por último, en forma asociativa, lograr la industrialización de esa proteína animal para transformarla en un alimento humano, llegando hasta las góndolas del mercado nacional e internacional con productos que posean trazabilidad, identificación geográfica y denominación de origen certificadas.

Impacto

Por su parte, Bragachini habló de la importancia de seguir ascendiendo en el agregado de valor en origen y relacionó este crecimiento con el impacto social y económico que se genera especialmente en los pueblos del interior del país.

“La gran cantidad de plantas (PyME) de procesamiento de granos de soja que se instalaron en los últimos años en varias provincias argentinas productoras de soja, generaron hasta ahora más de 1.300 puestos de trabajo directos en los pueblos del interior- Además, permitirán al productor percibir una mayor renta por el grano de soja, ya que la mayoría de estas plantas pertenecen a productores que decidieron dar un primer paso de agregar valor a sus granos”, puntualizó el expositor.

Las disertaciones informativas del Oncca y del Senasa sobre los requisitos necesarios para la instalación de plantas generaron gran interés entre el público y permitieron una interacción fluida entre ellos.

Luego, en un panel de debate, los representantes de los organismos oficiales respondieron las consultas.

El representante del Oncca, José Sechi, del departamento de Inscripciones de Plantas, destacó que en este tipo de encuentros se puede interactuar y trabajar conjuntamente con los productores y grupos asociativos, que en su mayoría son PyME familiares, “para mejorar la legislación vigente y así simplificar los trámites que exigen los organismos oficiales.”

Hubo coincidencia en que es necesario diseñar, discutir y aprobar una normativa específica que legisle esta nueva actividad productiva que genera un producto (expeller) de muy alta calidad.

 

Fuente : La Gaceta


Preguntas frecuentes

¿Cómo es el proceso de extrusado-prensado?
Extrusado-Prensado, una manera eficiente de extraer aceite.

El sistema de extrusado-prensado es el tratamiento mecánico más eficiente y productivo para la extracción de aceite de semillas con alto contenido graso como la soja, girasol, colza, canola, etcétera. A través de un proceso previo de calentado de la soja, para luego pasar por las prensas, el sistema de extrusado-prensado logra una eficiencia bruta de entre el 70-80% de la cantidad de aceite contenido en la semilla. En el caso de la soja, de cada una tonelada procesada, se extrae entre 130 y 150 litros, dependiendo de varios factores. El sistema de extrusado-prensado consta de dos partes bien definidas: a) El proceso de Extrusado b) El proceso de Prensado.

El Proceso de Extrusado.
La base del proceso de extrusado consiste en aplicar al grano altas temperaturas (140 a 170 grados C) en breves periodos de tiempo (60 a 20 segundos). A grandes rasgos, el proceso tiene tres etapas: a) el ingreso del grano a la extrusora y b) su paso a través de un tornillo con una configuración específica para luego c) salir a presión por un orificio final. Durante este proceso, el grano es sometido a una presión de 35 a 40 atm y friccionado contra las paredes del tornillo, generando las altas temperaturas necesarias para desactivar factores anti-nutrientes tales como la ureasa, la tripsina, la quimiotripsina, etcétera. Otros beneficios claves del proceso de extrusado son: a) Convertir al grano en una masa tal que permita un mayor rendimiento durante el prensado. b) Romper con las celdas grasas del grano que permita liberar mayor aceite al momento del prensado. c) Eliminar aquellas enzimas contenidas en el aceite para retardar su oxidación natural y bajar su acidez.

El Proceso de Prensado.
El grano, ya extrusado y convertido en una masa homogénea, es transportado hacia las prensas, donde, presionado por el tornillo de las mismas, libera su contenido de aceite. En el caso de la soja (que contiene 21% de aceite) la eficiencia de extracción varía en el rango del 13% al 15%. El grano, ya pasado por las prensas, es denominado Expeller. En el caso de la soja, este expeller contiene entre un 8% y un 6% de aceite. Su valor proteíco, gracias al proceso de extrusado, va del 40 al 43%. En el caso de descascarar la soja antes de su entrada a la extrusora, puede llegar a un 47% de proteínas.

¿Qué condiciones debe tener la soja antes de ingresar a la extrusora?
La condición óptima de la soja al ingresar a la extrusora es: a) Una humedad no mayor al 13,5%. b) Preferentemente que tenga un proceso de pre-limpieza.

¿Por qué hay qué limpiar la soja antes de entrar a la extrusora?
La limpieza de la soja no es indispensable, pero tiene un beneficio clave: la soja limpia, al carecer de cuerpos extraños y tierra, alarga la vida útil del tornillo de la extrusora y las prensas.

13,5% de Humedad: la evolución del extrusado.
Antiguamente, los sistemas de extrusión toleraban soja de hasta el 10% de humedad. En esos casos, cuando se ingresaba soja del 10,5% o más, el tornillo del extrusor se empastaba y perdía temperatura, por lo que la desactivación de los factores anti-nutrientes no era completa, lo que producía un menor porcentaje de extracción y un expeller no apto para el consumo animal. Las extrusoras Nutriking, encuadradas dentro de los avances del proceso de extrusión de los últimos 10 años, logra procesar soja de hasta el 13,5% de humedad desactivando todos los factores anti-nutrientes y manteniendo el mismo nivel de eficiencia en los porcentajes de extracción de aceite.

¿Se debe secar el grano de soja antes de extrusar?
En la mayoría de los casos esto no es necesario, ya que las extrusoras Nutriking garantizan un proceso de Extrusado-Prensado sin caída en el rendimiento con soja en condición cámara (hasta el 13,5% de humedad).

¿Qué ventajas tiene procesar soja del 13,5%?
El ingreso de soja de hasta el 13,5% tiene la principal ventaja de ahorrar el proceso de secado en comparación a sistemas de extrusado más antiguos que toleran soja de hasta el 10% de humedad.

¿Con qué humedad llega el expeller a las prensas?
El expeller ingresa a las prensas con una humedad de entre el 6% y el 5%, lo que permite un mayor rendimiento en la extracción.

¿Qué porcentaje de extracción se alcanza con el proceso de Extrusado-Prensado?
Los equipos de Nutriking alcanzan un porcentaje de extracción de aceite que va del 13% al 15% en el caso de la soja y de entre un 33 y un 37% en el caso del girasol de 41%.

¿Cuánto aceite queda en el expeller?
El residual de aceite en el expeller puede variar entre un 8% y un 6%.

¿Qué factores afectan el porcentaje de extracción del aceite?
Los principales factores que determinan un mayor grado de extracción son: a) Limpiar el poroto antes de ingresarlo a la extrusora. b) Partir el poroto antes de ingresarlo a la extrusora. c) Ingresar a la extrusora soja con no más del 13,5% de humedad. Estos factores no son indispensables para una correcta extracción del aceite, pero su presencia en el proceso lleva al máximo el potencial de todos los equipos.

¿A qué temperatura sale el expeller de las prensas?
El expeller sale a 80 grados centígrados de temperatura.

¿Es necesario enfriar el expeller?
Dependiendo el esquema de producción de la planta, enfriar o no el expeller es una decisión que afectará al negocio en su conjunto. a) En el caso de plantas que procesen menos de 1 tonelada por hora, el enfriado del expeller no es una condición determinante, en tanto y en cuanto el mismo no se almacene en silos y tenga una rápida rotación de venta. Siempre hay que tener en cuenta que cuánto más temperatura tenga el expeller, se apelmaza y se pone rancio en menos tiempo. b) En el caso de plantas que procesen más de 1 tonelada por hora, el enfriado sí es necesario para entregar al consumidor del mismo un producto de alta calidad.

¿En dónde se acopia el expeller?
Existen dos maneras de acopiar el expeller:
a) En el suelo, a la salida de las prensas: aunque el sistema es precario y engorroso para la carga del camión, es eficiente en producciones menores a 1 tn/hora.

b) En silos: para el acopio del expeller en silos, es necesario enfriarlo. Se recomienda que sean silos aéreos, de cono inclinado y vibratorio para un fácil rodamiento del expeller dentro del mismo.

¿Con cuánta humedad sale el expeller de las prensas?
Dependiendo de la humedad con que entra la soja, esta variable se puede manipular. Durante el proceso de extrusado, la soja pierde entre un 7% y un 8% de humedad.

¿Por qué son más eficientes varias prensas chicas (500 kg/hora) a una sola grande (1 a 2 tn/hora)?
a) Minimizan el tiempo de parada de producción en el caso de que haya algún desperfecto técnico ya que por su tamaño, son más fáciles de desarmar y manipular. Solo se necesita una persona para la tarea.

b) Logran una mayor prensada, generando expeller de entre 2mm y 4mm de espesor. Esto permite aumentar en 0,5% a 1,5% el porcentaje de extracción comparado con prensas de mayor tamaño.

c) Tienen mayor eficiencia energética: generan más expeller con menos kW.

¿En qué condiciones sale el aceite de las prensas?
Al aceite extraído por las prensas se lo denomina Aceite Crudo sin Desgomar.

¿Qué es la goma del aceite?
Se llama goma a los fosfolípidos que contiene el aceite.

¿Cómo se desgoma el aceite?
Se llama aceite desgomado a aquel que contiene menos de 200 partículas por millón (PPM) de fósforo. Existen dos formas de desgomar el aceite:

a) Por decantación: el aceite se mezcla con agua y se deja decantar en un tanque de fondo cónico durante 24 horas para luego pasar a otro tanque, en donde reposa por otras 24 horas, y luego a otro, en donde también reposa 24 horas. Luego es pasado al tanque de acopio.

b) Por centrifugado: el aceite, a través del centrifugado, es separado de los cuerpos más pesados. Tiene la ventaja de ser un proceso continuo.

¿Cuál sistema de desgomado es mejor?
El desgomado por centrífugas resulta más eficiente y rápido, y únicamente requiere un tanque de decantado y otro de acopio.

¿Qué es mejor: el aceite desgomado o sin desgomar?
En el mercado, el aceite desgomado tiene un mayor valor que el aceite sin desgomar.